En el Centro Habitado encontrarás un lugar con la quietud que buscas para relajarte, cuidar tu cuerpo y aparcar tu estrés; donde, a través de terapias y actividades adaptadas a cada edad y necesidad, podrás alcanzar un sano conocimiento de tu propio cuerpo y acallar tu mente.

 

Y para ello contamos con un equipo de más de veinte profesionales, ofreciéndote terapias como el reiki, masaje metamórfico, dietética, acupuntura, osteopatía biodinámica, reflexología, etc, así como actividades semanales como el Yoga, Pilates, Chi Tao Kung, Antigimnasia, Danza Oriental,... También organizamos talleres y actividades para toda la familia, como masajes para bebés, música en familia, y conferencias y talleres enfocados hacia el bienestar y al auto-conocimiento. Además contamos con un espacio dedicado a talleres de cocina energética y terapéutica.

 

"La creación de este lugar nace de una iniciativa personal de aunar diferentes terapias y técnicas de vanguardia bajo el denominador común de la excelencia y la seriedad, creando equipos multidisciplinares que aporten una mirada más amplia y por tanto supongan una innovación en el cuidado del bienestar integral"

 

Aurora García-Boente. Directora


¿Qué dicen de nosotros?

“El Centro Habitado será un centro de terapias y actividades para el bienestar integral”

El viraje profesional de Aurora García Boente la ha llevado al centro. Esta arquitecto durante más de veinte años, ha convertido la crisis en su profesión en una oportunidad para reciclarse. El próximo día 8 de septiembre abrirá sus puertas El Centro Habitado, un espacio que, desde el centro de la ciudad, ofrecerá distintas actividades y terapias para transitar por el centro de uno mismo.

 

-¿Cuál ha sido el origen de este viraje profesional?

Los arquitectos vivimos del sector de la construcción, y a nadie se le escapa la crisis que hay en este sector, que también llegó a mi despacho profesional. Pero todas las crisis se pueden tomar como una oportunidad, y este fue mi caso. Después del choque inicial me pregunté ¿y ahora qué?, y decidí emprender un nuevo camino.

 

- Y ese nuevo camino es El Centro Habitado. ¿Qué quiere ser este centro?

Este centro también surgió por una experiencia personal. El mundo de la terapia no es desconocido para mí, y ya en mi época de estudiante de arquitectura me inicié en el yoga y la meditación. A nivel de salud, a lo largo de mi vida fui complementando la medicina convencional con otras terapias, ya que sentía que con ella no era suficiente. Incluso sufrí una caída, y mi propio traumatólogo –excelente- me recomendó la osteopatía como terapia que me podría funcionar. Fue a través de mi osteópata que fui conociendo a un montón de personas que ven la medicina desde otra perspectiva y que parten de una concepción integral del ser humano en la que todo está interconectado. Pensé que sería interesante aunar en un centro todo aquello que yo había tenido que buscar por separado, y que en Lugo este lugar todavía no existía. Pensé que, así como era gerente de un despacho de arquitectura, podría ser gerente de un espacio de este tipo, dirigido al cuidado integral del ser humano. Yo no soy terapeuta, pero sí sé ser gerente. Así que empecé a comentar esta idea a todas esas personas que se fueron cruzando en mi camino, y esto se fue transformando en una maravillosa bola de nieve.

 

-¿Fue difícil tomar esa decisión?

Dejar mi despacho profesional fue una decisión muy meditada, porque en él pasé veinte años de profesión en los que aprendí muchísimo y en los que trabajar con mi padre supuso una experiencia impresionante. No fue nada fácil dejar, precisamente, el despacho familiar. Pero una de las cosas que viví con más entusiasmo de mi trabajo como arquitecto fue la coordinación de varios proyectos europeos, y esa parte de coordinación, de gestionar algo nuevo y de trabajar en equipo está muy presente en este proyecto. El mundo de la arquitectura está ahí, yo soy arquitecto. Pero como decía un amigo mío también arquitecto: “ahora vivimos muchos años, y nos da tiempo a ser muchas cosas en la vida”. Y ahí estamos. Cualquier camino es válido si se hace con ilusión, y yo tengo muchísima ilusión. Además, es un camino escogido, no impuesto.

 

-Tu papel en el centro será, por tanto, el de gerente.

Sí. Porque también percibí que en este mundo hay gente muy interesante y preparada en técnicas muy novedosas y sanadoras a las que les falta ese espíritu de empresa; gente que, a pesar de hacer cosas muy interesantes, todavía no las da a la luz, como si hubiese cierto pudor a enseñar estas técnicas.

Digamos que yo sí tengo esa fuerza, esa capacidad de aunarlos. Y lo haré en plena Calle de la Reina, con un proyecto muy transparente, en el que se enseñen estas técnicas y terapias que pretenden lograr la paz y la alegría en el ser humano sin ningún pudor.

 

- ¿Qué prejuicios crees que hay alrededor de estas terapias, y cómo combatirlos?

A veces se presenta este mundo como raro, sectario u ocultista. Y creo que la manera de combatir esto es la transparencia: explicar qué se hace, en qué consiste, quién imparte… En definitiva, la visibilidad del centro, que ya parte de estar situado en el centro de la ciudad, en plena calle principal. El desconocimiento provoca miedo, por eso tengo mucho interés en el conocimiento y en la difusión.

 

- El Centro Habitado, ¿es un centro terapéutico?

Es un centro de actividades y terapias para el bienestar integral. No sólo puede ir alguien que se encuentre mal, sino también personas que quieran cuidarse y estar bien. Es una propuesta para cuidar el ser humano en sus distintos aspectos y en su globalidad.

En él el arte tiene un papel importante.

 

- ¿Cómo se conjugan para ti arte y terapia?

El arte es un medio más para estar bien. En mi formación y ejercicio profesional ha sido muy importante también, ya que el arte es uno de los pilares de la arquitectura. En El Centro Habitado también lo será, y habrá talleres en los que se llevarán ambas cosas de la mano, como músicoterapia, la danza creativa o talleres creativos para niños.

 

-Vivimos un periodo de emergencia de terapias alternativas, ¿a qué crees que se debe?

En parte, a la crisis. La crisis nos ha hecho ver lo cara que es la medicina convencional, y que existen otras posibilidades de mantener la salud, más preventivas. En la sanidad pública tampoco pueden dedicar una atención tan personalizada, que la gente cada vez demanda más, y con menos efectos secundarios. Con la crisis hay mucho estrés y demasiado ansiolítico, y ahora mismo incluso la medicina tradicional está derivando a la gente a este tipo de actividades.

 

- ¿Cómo se refleja este concepto de medicina preventiva en el centro?

Por ejemplo, una de las actividades que vamos a tener se refiere a la alimentación, porque la comida en ese sentido es un medio para estar sano y estar bien, algo que, por otro lado, están diciendo constantemente nuestros médicos de cabecera. Pero hay mucha gente a la que le quitan lácteos u otros alimentos por motivos de salud, y ya no saben cómo cocinar. Ahí entraríamos nosotros, enseñando de nuevo.

 

- En esta emergencia de terapias alternativas, muchas de ellas sin formación reglada acreditada, ¿cómo elegir la calidad? ¿Qué avala a un buen terapeuta?

Una formación continua, sólida y completa. Muchas de las personas que van a trabajar conmigo tienen una formación reglada tradicional, y luego han ido derivando, a través de distintos másters o especializaciones, a este tipo de medicina en la que se ve al ser humano de manera más global.

Además, el propio terapeuta construye su camino. A veces, viendo el currículum de alguno de mis colaboradores, veo que su formación es un camino de vida y de investigación muy enriquecedor. Nunca se acaba de aprender y de saber. Yo misma, ahora, estoy aprendiendo muchísimo.

 

-¿Cuántos profesionales trabajarán en el centro habitado?

En este momento somos un equipo de 22 personas, y creciendo.

 

-¿Cómo se ha formado este equipo?

En un primer momento, a través de personas a las que yo conocía, como mi profesora de yoga, mi osteópata, o una amiga profesora de la Uned. Todos ellos me fueron llevando a otras personas, y al final la gente también empezó a llamarme, a contactar conmigo interesados en lo que yo estaba creando.

 

- ¿Cómo entiendes la idea de equipo?

En este centro es fundamental. No pretendo abrir un centro en el que haya gente que trabaje, cumpla con su actividad y se vaya. Este es un lugar en el que el equipo va a interactuar. Para mí es importante que los valores del centro sean los valores del equipo, y que incluso haya colaboraciones en determinadas actividades. Por ejemplo, una de las psicoterapeutas y el osteópata darán cursos de conciencia corporal. Hemos tenido varias reuniones, para que todo el equipo se fuese conociendo, y para asentar los valores que nos rigen y que todos compartimos: seriedad, cuidado, visibilidad, compañerismo, integridad y cuidado. Son personas que trabajan en otras cosas, pero su participación aquí será de esta manera específica.

 

- Comentabas que tu entorno se alertaba por el hecho de montar una empresa en plena crisis. ¿Cómo integra este proyecto la situación de crisis?

En este momento de crisis hay también mucho estrés y ansiedad, y este centro pretende dar herramientas para gestionarlos. A nivel más concreto, vamos a ofrecer tarifas reducidas para gente que está en el paro, aunque las tarifas convencionales no serán en absoluto desorbitadas, ya que no queremos hacer de estas terapias algo elitista; tienen que llegar a todo el mundo.

 

-¿Qué actividades se podrán realizar en el Centro Habitado?

Muchas. Por ejemplo tai chi, yoga, pilates, yoga para niños, musicoterapia para adultos y familias, lecturas. Desde terapias individuales como masajes, osteopatía o baños de sonido, a otras grupales. También habrá talleres de cocina y nutrición, o conferencias para difundir distintos temas. Las actividades serán semanales y puntuales –en las que también traeremos a especialistas de fuera- y orientadas a personas de todas las edades.

Os invito a que echéis un vistazo al programa en la página web.

 

- ¿Cuál es el origen del nombre, El Centro Habitado?

Tiene muchas lecturas, desde la arquitectónica, ya que está en el centro de la ciudad, a la que se refiere a buscar el centro de uno mismo. Pretendía ser un nombre al que cada uno le pueda dar la lectura que necesita en cada momento.

 

Nieves Neira (periodista)

 

PRENSA

Entrevistas en Onda Cero de Lourdes Abuide a Aurora García-Boente

Onda Cero, 14 de octubre de 2014.

http://podcast.ondacero.es/mp_series2/audios/ondacero.es/2014/10/14/00172.mp3

Desde el minuto 0:54:45 AL 1:00:53. 

Onda Cero, 7 de abril de 2015.

 

 http://podcast.ondacero.es/mp_audios1/audios/ondacero.es/2015/04/08/00023.mp3

  

Desde el minuto 08:30 al 18:00

 

Onda Cero, 18 de mayo de 2015. Hablando del primer aniversario de EL CENTRO HABITADO

 

http://desprogresiva.antena3.com/mp_audios4//2015/09/18/33988186-64F9-4C02-81CF-3E92860C405A/33988186-64F9-4C02-81CF-3E92860C405A.mp3

  

Desde el minuto 00:42